Techos directos

Lo primero que debes comprobar es que el techo está perfectamente nivelado.

A continuación, coloca la perfilería específica para este sistema de instalación. En este caso, Omegas, que se fija directamente al techo a una distancia entre 40 y 60 cm

Una vez tengas la estructura metálica terminada, atornilla las placas  directamente a las Omegas usando tornillería específica para cartón yeso. Cuando sea necesario cortar las placas de cartón yeso usa el metro y el lápiz para marcar la distancia. Puedes apoyarte en uno de los perfiles a modo de regla para trazar una línea y que nos quede perfectamente recta. Una vez tengas las medidas delimitadas en la placa, usa el cúter para realizar los cortes.

Para finalizar, una vez puestas todas las placas, trata las uniones entre las mismas. Para ello, con ayuda de la espátula, aplica pasta y cinta de juntas en las uniones de varias capas hasta que queden completamente cubiertas. Cubre también los orificios de los tornillos y, cuando la pasta esté seca, pasa una lija fina para dejar la superficie terminada y lista para pintar.

Techos suspendidos

El primer paso es colocar perfiles angulares en el perímetro a la altura que quieres que quede el techo suspendido.

Corta la perfilería y atorníllala directamente a la pared ayudándote del nivel para que quede perfectamente nivelada nuestra estructura.

A continuación, presenta los perfiles de techo continuo apoyándolos sobre los perfiles angulares y los colocas a una distancia entre 40 cm y 60 cm.  Para terminar de fijar la estructura al forjado, usa horquillas de cuelgue rápido que van encajadas en el interior del perfil continuo. Estas piezas llevan un orificio en la parte superior en la que colocas una varilla roscada que a su vez irá unida a un taco metálico que previamente has colocado en el forjado. La distancia recomendada entre sujeción y sujeción es de no más de 1.20 metros.

Una vez colocada las fijaciones, comprueba que toda la estructura está a nivel.Para hacerlo, tan solo con girar las varillas roscadas en uno u otro sentido harás que los perfiles suban o bajen y podrás regular la estructura dependiendo del desnivel que encuentres. 

Con la estructura metálica terminada y nivelada, atornilla las placas directamente a los perfiles continuos usando tornillería específica para cartón yeso. Cuando sea necesario cortar las placas de cartón yeso, usa el metro y el lápiz para marcar la distancia. Puedes apoyarte en uno de los perfiles a modo de regla para trazar una línea y que te quede perfectamente recta. Una vez tengas las medidas delimitadas en la placa, usa el cúter para realizar los cortes.

Para finalizar, una vez puestas todas las placas, solo tienes que tratar las uniones entre las mismas. Para ello, y con ayuda de la espátula, aplica pasta y cinta de juntas en las uniones en varias capas hasta que queden completamente cubiertas. También cubre los orificios de los tornillos y cuando la pasta esté seca, pasa una lija fina para dejar la superficie terminada y lista para pintar.


Publicado: 15 de Febrero de 2018 a las 08:05