El yeso, es uno de los materiales de construcción más versátiles. Generalmente, pensamos que solo existe el yeso blanco que ya todos conocemos, pero no es así. Aquí te daremos a conocer los usos y aplicaciones del yeso en la construcción.

En primer lugar debemos saber que existe el yeso blanco y el yeso negro.

Debemos saber que, el yeso blanco es el más común, se utiliza en acabados interiores y mampostería, así como para realizar pequeñas divisiones al utilizarlo como placa preformada. Este material es el favorito para cubrir las paredes, molduras y techos en la mayoría de las construcciones por su acabado liso, elasticidad y función decorativa. Está diseñado para usarse en la construcción como recubrimiento o revestimiento de superficies, este tipo de yeso posee altas propiedades de dureza y resistencia.Por su versatilidad puede considerarse como la forma tradicional del acabado final de los interiores, comúnmente utilizados en la construcción. Al agregarle agua al yeso el fraguado se efectúa gradualmente, permitiendo al aplicador un período largo de plasticidad, sin perder la adherencia sobre la superficie a cubrir.

Asimismo, su elasticidad, permite moldearlo con gran facilidad, para crear elementos decorativos a muy bajo costo, el cual, es otra de sus ventajas. Además, tiene buen nivel de homogeneidad ya que puede mezclarse con otros materiales, como porcelana y mármol, en polvo, porciones y láminas.

Es un material muy utilizado en construcción, contiene más impurezas que el yeso blanco, es de color grisáceo, y con él se da una primera capa de enlucido (llamada guarnecido) también se utiliza para construcciones más estructurales, como erigir tabiques y edificar muros, al combinarse con otros materiales.

Además de permitir crear estructuras, funge como aislante térmico. Entre más denso sea el recubrimiento con este material, mayor será el aislamiento térmico en la obra, el acabado (rugoso o liso) jugará un papel fundamental en la aislación. La cantidad de calor que absorbe el yeso es mínima, por lo que permite aprovechar de manera eficiente las fuentes térmicas de la vivienda. Es por ello, que es el material más demandado para los acabados interiores de la vivienda.

En cuanto a acústica, su absorción de ésta es escasa, pero puede aumentar al mezclarse con otros materiales. Para finalizar, es importante saber que tiene la facultad de absorber niveles de humedad considerables, tanto de la estructura como del ambiente, para acumularla y posteriormente liberarla cuando el nivel de humedad del ambiente sea más bajo.

Publicado: 16 de Enero de 2018 a las 07:47